Manchester Utd. 3 – CSKA Moscú 3 (Champions League)

El Manchester United ha sellado matemáticamente su pase a los octavos de final de la Champions League tras empatar a tres goles “in extremis” contra el CSKA Moscú en Old Trafford, el cual registró una entrada de 65.000 aficionados.

No cuajó un buen partido el United, que notó en exceso las bajas por lesión de Río Ferdinand y Nemanja Vidic. Sus sustitutos en el eje de la zaga, Brown y Evans, no dieron la sensación de seguridad defensiva en ningún momento. Asimismo, Alex Ferguson colocó en punta de ataque a Michael Owen junto al italiano Federico Macheda, en detrimento de Wayne Rooney (el cual se estrenó ayer como padre) y del búlgaro Dimitar Berbatov, pensando quizá en el duelo en todo lo alto del próximo domingo ante el Chelsea.

El CSKA Moscú no se arrugó en ningún momento y planteó un partido abierto y sin contemplaciones. Tras unos primeros minutos en los que ambos equipos dispusieron de alguna ocasión de peligro, el United comenzó a tomar la iniciativa en el juego, con el conjunto ruso defendiéndose de las acometidas de los “red devils” y siempre preparados para salir al ataque con peligrosos contragolpes.

Las primeras ocasiones claras de peligro estuvieron en las botas de Owen, Fletcher y Macheda, sin embargo iba a ser el CSKA Moscú el que abriese el marcador en el minuto 25 con un golazo de Alan Dzagoev. Tan solo tardó cuatro minutos el Manchester United en igualar el marcador. Centro desde la derecha de Antonio Valencia, el balón llegó al portugués Nani, el cual con un pase inverosímil habilitó a Michael Owen para que éste batiese a Akinfeev con un disparo cruzado.

Dos minutos más tarde, el CSKA Moscú volvió a tomar ventaja por medio de un gol de Krasic a puerta vacía tras driblar a Van der Sar y aprovechándose de la pasividad de la zaga del United. Los últimos instantes de la primera mitad no depararon gran cosa y el conjunto dirigido por Leonid Slutsky se marchó al descanso con una ventaja en el marcador tan merecida como sorprendente.

Nada más reanudarse el partido, nuevo golpe del CSKA Moscú, el cual marcaba el 1-3 por medio de un cabezazo de Berezutski, tras falta sacada por Dzagoev. Alex Ferguson veía que el partido se les estaba yendo de las manos, y su reacción no se hizo esperar, sustituyendo a Fabio por Evra y a Nani por Rooney en el minuto 58. El camino hacia la remontada final acababa de comenzar.

A partir de este momento, el United se lanzó con todo a por el partido, y no fue hasta el mínuto 84 cuando Paul Scholes consiguió reducir diferencias. Cuando el duelo ya parecía decantado para los visitantes, la suerte se volvió a aliar con el conjunto de Old Trafford. Un disparo de Antonio Valencia que claramente se iba fuera, fue desviado hacia su propia meta por Shchennikov, poniendo el empate definitivo en el marcador, y con el cual concluyó un encuentro absolutamente apasionante.

Alineaciones:

Manchester United: Van der Sar, Neville, Brown, Evans, Fabio (Evra 58´), Valencia, Fletcher, Scholes, Nani (Rooney 58´), Macheda (Obertan 82´) y Owen.

CSKA Moscú: Akinfeev, A. Berezutsky, V. Berezutsky, Ignashevich, Schennikov, Krasic, Semberas, Aldonin, Mamaev (Rahimic 69´), Necid (Piliev 85´) y Dzagoev (Carvalho 72´).

Goles: 0-1 25´: Alan Dzagoev, 1-1 29´: Michael Owen, 1-2 31´: Milos Krasic, 1-3 47´: Berezutsky, 2-3 83´: Paul Scholes, 3-3 90´: Shchennikov (propia meta).

One Comment
  1. Dani Navedo
    Noviembre 4, 2009 | Responder

Algo que decir?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *