Portsmouth 1 – Manchester Utd. 4


El Manchester United cumplió con su papel de favorito y consiguió llevarse los tres puntos en juego tras derrotar al Portsmouth a domicilio por 1-4, en un partido que estuvo claramente marcado por los tres penaltis que señaló el juez de la contienda. Wayne Rooney fue el hombre del “match”, ya que tres de los cuatro goles de los “red devils” llevaron su firma, con lo que ya suma un total de diez tantos en la presente temporada de la Premier League.

A pesar de que el resultado parezca indicar que el equipo de Alex Ferguson se dió un paseo militar en Fratton Park, no fue así, al menos en la primera parte, que fue claramente dominada por el Portsmouth. Durante los primeros compases del partido, la afición local observaba maravillada como su equipo ya no solo plantaba cara a todo un Manchester United, sino que además en varios momentos lo encerraba en su área.

Sin embargo, el dominio de los locales no se llegó a concretar en nada positivo para sus intereses, y así en el minuto 25 de la primera mitad iba a ser el United el que abriese el marcador tras un penalty de Brown a Rooney, que el delantero transformó en el primer gol de los “red devils”. A partir de este momento, los hombres dirigidos por Avram Grant volvieron a tomar las riendas del partido, buscando un empate que solamente tardarían 6 minutos en conseguir. Tras un balón colgado al área del United, el árbitro se sacó de la chistera un inexistente penalty tras una acción deVidic sobre un rival. Boateng anotó la pena máxima y la igualada subió al marcador.

En la segunda mitad, el Manchester United salió decididamente a por el partido y tan solo tardó tres minutos en volver a tomar ventaja. Una rápida jugada entre Scholes, Ryan Giggs y Rooney finalizó con gol de este último, consiguiendo así el segundo tanto de su equipo y de su cuenta particular. Seis minutos más tarde, en el 54 de partido, el United iba a marcar nuevamente. El jugador local Piquionne se hizo un lío intentando despejar un balón, lo que aprovechó Ryan Giggs para robarle el balón y a continuación el jugador del Portsmouth derribó al galés de forma infantil dentro del área, señalando el árbitro el tercer penalty del partido. Nuevamente Wayne Rooney sería el encargado de anotar la pena máxima.

Después de este lance, el Portsmouth entregó definitivamente el partido, pero aún faltaba por ver la mejor acción del mismo. En el minuto 87, Ryan Giggs ejecutó con maestría un lanzamiento de falta, el cual se coló pegado al palo derecha de la meta local. El galés conseguía su gol número 100 en la Premier y cerraba la goleada de los “red devils” en Fratton Park.

Tras este resultado, el Manchester United se coloca provisionalmente a dos puntos del Chelsea, el cual se medirá mañana al Arsenal.

Alineaciones:

Portsmouth: Begovic, Ben-Haim, Kaboul, Wilson, Hreidarsson, Brown, O´Hara, Yebda (Utaka 78´), Boateng, Piquionne (Kanu 63´) y Dindane (Smith 81´) .

Manchester United: Kuszczak, Neville, Brown, Vidic, Evra, Fletcher, Carrick (Anderson 76´), Valencia, Giggs, Scholes y Rooney.

Goles: 0-1 25´ Rooney (penalty), 1-1 31´ Boateng (penalty), 1-2 48´Rooney, 1-3 54´Rooney (penalty), 1-4 87´Giggs.

El próximo partido del United será el próximo martes. Regresa la Carling Cup, y el conjunto de Alex Ferguson se medirá en la ronda de cuartos de final al Tottenham, encuentro que se disputará en Old Trafford.

Algo que decir?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *