Manchester United 2 – Wolverhampton 1 (11ª jornada Premier League)


El Manchester United se impuso la pasada tarde al Wolverhampton en Old Trafford por 2-1, en un partido bastante triste de los hombres de Alex Ferguson, que tan solo pudieron certificar el triunfo final en el minuto 90 por mediación de Park, cuando todo parecía indicar que la contienda finalizaría con empate a un gol. Se repitió así la historia de hace apenas diez días en la Carling Cup.

El protagonista del inicio del encuentro fue Owen Hargreaves. Ferguson decidió alinear al centrocampista después de dos años de inactividad por lesión, y el resultado fue “un auténtico desastre” según el propio entrenador de los “red devils”, ya que el jugador se resintió de sus problemas a los seis minutos de partido y tuvo que ser sustituído por Bebe. El “Boss” del Manchester United definió la lesión de Hargreaves como “una catástrofe”.

El United realizó un partido muy gris, evidenciando una alarmante falta de juego y una escasez total de pegada en la punta de ataque, donde Alex Ferguson decidió colocar a Park en solitario. El escocés puede dar gracias a que el coreano fue el autor de los dos goles del equipo y le salió bien su experimento, pero desde luego no nos podemos cansar de observar una y otra vez los tremendos bailes sin sentido que Ferguson le pega a las alineaciones. Ultimamente, el United está teniendo suerte, pero ésta no dura eternamente. Tal vez el escocés quiso guardar alguna de sus bazas para el derby del próximo miércoles ante el City.

En la primera parte, los “red devils” fueron a por el partido más con el corazón que con la cabeza, y el pobre juego que desarrollaron sobre el césped de Old Trafford lo único que hizo fue facilitar el trabajo de destrucción del Wolverhampton, que se mostró como un conjunto bastante débil. Tuvo que ser Park el que inaugurase el marcador en el minuto 45 con un disparo raso desde el interior del área visitante.

El segundo período de la contienda se presentaba a priori más que favorable para los intereses de los “red devils” y más partiendo con el marcador a favor. Sin embargo, el mal juego de la primera mitad volvió a aparecer y fue el Wolverhampton el que igualó la contienda en el minuto 66 por medio de Ebans-Blake, que había ingresado al terreno de juego tan solo dos minutos antes. El gol del empate espoleó a los de Ferguson que entonces si se lanzaron a por la victoria, a sabiendas de que la igualada podía resultarles fatídica. Cuando los aficionados ya comenzaban a abandonar el estadio, surgió de nuevo Park Ji-Sung para anotar el segundo tanto y dar de esta forma los tres puntos al United, que respiró en el último instante.

Alineaciones:

Manchester United: Van der Sar, Wes Brown, Ferdinand, Vidic, Evra, Hargreaves (Bebe 10´) (Macheda 75´), Fletcher, O´Shea (Scholes 75´), Obertan, Hernández y Park.

Wolverhampton: Hahnemann, Foley, Stearman, Berra, Ward, Henry, Edwards (Fletcher 65´), Milijas (Mancienne 77´), Jarvis, Hunt (Ebans-Blake 64´) y Doyle.

Goles: 1-0 45´Park, 1-1 66´Ebans-Blake, 2-1 90´Park.

Algo que decir?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *