United y Liverpool son los equipos ingleses con más títulos a nivel nacional e internacional, por lo que un partido entre ellos siempre implica algo más que tres puntos en juego. El orgullo de demostrar al rival